PORTADA » Aislamiento Poliuretano » Poliuretano inyectado. ¿Cuándo debemos utilizarlo?

Poliuretano inyectado. ¿Cuándo debemos utilizarlo?

Para nuestros lectores, los términos poliuretano inyectado y poliuretano proyectado resultan familiares, ya que son utilizados en forma frecuente en los textos que compartimos con regularidad. Algunos se habrán preguntado si existe alguna diferencia entre ellos.

Si hacemos referencia a poliuretano inyectado, estamos hablando del mismo material que constituye el poliuretano proyectado, pero no de la misma forma de aplicación.
Pero, ¿esto influye en el resultado final? Eso es lo que aclararemos en este artículo. Cuál es la diferencia entre poliuretano inyectado y poliuretano proyectado y cuándo es conveniente utilizar uno y no el otro.

Diferencia entre poliuretano inyectado y proyectado

El poliuretano es un compuesto formado por dos componentes: ISOCIANATO y POLIOL. Estos compuestos químicos, por separado, y a temperatura ambiente, se presentan en forma líquida. Sin embargo, al unirse, producen una reacción exotérmica que hace que generen un material de consistencia sólida, fuerte y resistente.

De esta forma se obtiene la espuma rígida de poliuretano, material que se caracteriza por una densidad muy baja, que apenas alcanza los 35 kilos por metro cúbico. Eso significa que tan solo el 3 por ciento de la masa es material sólido. Gracias a estas características, la espuma rígida de poliuretano se ha convertido en una opción ideal para el aislamiento térmico y acústico en viviendas y edificios. Pero vamos a la parte interesante: la diferencia entre poliuretano inyectado y el proyectado.

El poliuretano proyectado se obtiene gracias a la pulverización de los dos componentes (polioles e isocianatos). Eso se consigue usando una herramienta que comprime, pulveriza y proyecta el material sobre alguna superficie que llamaremos sustrato. De hecho, la proyección del poliuretano, en la práctica, no se diferencia mucho de la aplicación de una pintura con un spray.

El poliuretano inyectado, por el contrario, se obtiene de la mezcla de los dos componentes en un depósito, donde se mezclan hasta obtener la consistencia deseada, para después inyectar el material en una cavidad en donde se produce la expansión, generando el efecto aislante.

¿Cuándo utilizar poliuretano inyectado?

Del epígrafe anterior podemos deducir que el poliuretano proyectado resulta ideal para su aplicación en superficies, exteriores o interiores, verticales u horizontales. Sin embargo, rehabilitar fachadas resulta mucho más fácil y más práctico usando poliuretano inyectado.

El poliuretano tiene una gran capacidad de adherencia sobre hormigón, cemento, yeso, madera… Una vez el material sea inyectado, empezará a expandirse, llenando todos los espacios.

La aplicación del poliuretano inyectado requiere:

  • Comprobar la existencia de grietas, defectos en las paredes o humedad. Si se da alguna de estas circunstancias, lo solucionaremos antes de aplicar el poliuretano inyectado.
  • Para que el material pueda actuar el espacio en el que se aplica medirá, como mínimo, 3 cm. Cuanto más espesor, mejores resultados.
  • Comprobar la existencia de redes eléctricas o hidráulicas en la habitación. Sellaremos los huecos de los enchufes u otros orificios de estas conexiones.

La rehabilitación de fachadas utilizando poliuretano inyectado es el mejor ejemplo de por qué es mejor utilizar un sistema y no el otro.

 

IPUR-CTA suscripción blog

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

VER TAMBIÉN

Inyección de poliuretano en cámaras

Inyectar espuma rígida de poliuretano en la fachada es uno de los métodos más eficaces para …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies