Poliuretano inyectado

Guía esencial sobre la espuma rígida de poliuretano aplicada in situ por colada

El poliuretano inyectado es un sistema de aislamiento según el cual el material aislante, en este caso espuma de poliuretano rígida, se inyecta en una cavidad hasta expandirse y alcanzar así su efecto aislante.

Obtén el Libro Blanco del Poliuretano Proyectado e Inyectado

SECCIÓN 1

¿Qué es el poliuretano inyectado?

El poliuretano inyectado se obtiene gracias a la inyección de los dos componentes (poliol e isocianato). Eso se consigue usando una herramienta en la que los dos componentes se mezclan físicamente por batido y se introducen en una cavidad donde se realiza la expansión.

Esta es lo que se conoce como la aplicación “in situ” por colada, frente a la otra alternativa existente, la proyección “in situ” de poliuretano. 

Para la aplicación del poliuretano inyectado se necesita una máquina de inyección que cuente con una manguera calefactada. Por ella se dirigirá el producto a la pistola, adaptada con una cánula, con la que se efectúa la inyección. Es imprescindible que la aplicación sea realizada por profesionales para garantizar la seguridad de la misma, así como la eficacia del resultado.

poliuretano-inyectado-01.jpg

SECCIÓN 2

Propiedades y beneficios del poliuretano inyectado

La inyección de aislamiento de poliuretano aporta una larga lista de ventajas, entre ellas destaca su adaptabilidad a cualquier geometría permitiendo llegar a zonas de difícil acceso. Cuando no es posible actuar desde el exterior, es la mejor opción de aislamiento, siendo una técnica muy empleada en rehabilitación de edificios.

Son muchas las razones para usar el aislamiento de poliuretano inyectado en edificaciones que buscan ser sostenibles y eficientes desde el punto de vista energético:

  • Ofrece total estanqueidad al aire, adaptabilidad a todo tipo de sustrato y alta adherencia. Todo esto hace del poliuretano proyectado el aislamiento térmico más versátil del mercado. 
  • Durabilidad: mantiene intactas sus propiedades más de 50 años, lo que supera la vida útil de la mayoría de elementos constructivos.
  • Su baja conductividad térmica le permite lograr el mayor nivel de aislamiento posible con el espesor mínimo. Cumpliendo así con los valores exigidos por el Código Técnico de la Edificación (CTE).
  • Es perfecto para aislar zonas de difícil acceso o que poseen muchos rincones, ya que la espuma creada se adapta rápidamente al lugar en donde se inyecta.
  • Fácil aplicación: es necesario abrir orificios en la superficie a aislar para introducir por ellos la cánula. Una vez finalizada la inyección, se procederá a cubrirlos. No exige obra y apenas genera desperdicios.
  • Evita que se formen humedades. La espuma de poliuretano se puede considerar impermeable al agua, pero a la vez permite el paso de vapor de agua, por lo que se podrá renovar el aire del recinto aislado con espuma de poliuretano, sin tener que sufrir las malas consecuencias de la humedad.
  • Sistemas protectores contra el fuego: cumple con las distintas exigencias, necesarias para los distintos casos edificatorios, según el CTE-DB-SI y es capaz de proteger del fuego, según los materiales con los que interactúa. 
  • Máximo ahorro de energía: su elevado poder aislante (el mayor de toda la oferta de aislamientos térmicos) permite maximizar el ahorro de energía de los recintos donde se aplica. Esto es especialmente valorado en edificación residencial (viviendas).
  • Espesor óptimo: el poliuretano tiene una gran capacidad aislante con los espesores más reducidos, por lo que consigue cumplir la función aislante sin tener que ocupar tanto espacio como otros materiales aislantes. Además, al inyectar poliuretano no se reduce el espacio habitable ya que se actúa por el interior de los paramentos.

La salubridad del poliuretano inyectado

El poliuretano inyectado se considera un producto con muy baja emisión de sustancias peligrosas al aire interior. De hecho, las emisiones del poliuretano son muy inferiores a las de muchos de los materiales aislantes, incluyendo los aislamientos naturales.

Una vez instalado, el poliuretano inyectado es un material que forma parte del conjunto de un elemento constructivo (por ejemplo, una fachada) por lo que no está en contacto directo con los individuos que están dentro o fuera del edificio.

A diferencia de otros materiales de construcción, en la espuma de poliuretano no prolifera el moho, las bacterias o los insectos, ni puede alojar esporas.

Conductividad térmica del poliuretano inyectado

La conductividad térmica es la principal propiedad física presente en el poliuretano inyectado y mide la capacidad de conducción del calor a través del mismo.

Para cumplir con los requisitos del Marcado CE, todos los fabricantes de sistemas de poliuretano inyectado están obligados a incluir en la etiqueta del Marcado CE y en la Declaración de Prestaciones el valor DECLARADO de conductividad térmica λD , conforme a las especificaciones de la norma armonizada UNE-EN 14318-1.

SECCIÓN 3

Puesta en obra del poliuretano inyectado

Por el tipo de producto que es el poliuretano inyectado, material fabricado in situ, su puesta en obra tiene muchas ventajas: profesionalidad, calidad, versatilidad, velocidad, impermeabilidad y relación calidad/precio. La Norma UNE 92325 “Productos de aislamiento térmico en la edificación y cerramientos acristalados. Control de la instalación” recoge en sus Anexos A, E e I las listas de comprobación para el control en obra de la instalación de poliuretano inyectado en sus aplicaciones más habituales.

Control de recepción en obra

El control de recepción en obra tiene por objeto comprobar que las características técnicas de lo suministrado satisfacen lo exigido en proyecto. Este control se realiza a tres niveles: Control de la documentación: 
  • Documentos de origen, hoja de suministro y etiquetado
  • Certificado de garantía del fabricante
  • Documentos de conformidad reglamentarios (Marcado CE y DdP)
Control de recepción por distintivos de calidad: 
  • Proporcionados por el suministrador
  • El director de la ejecución de la obra verificará que esta documentación es suficiente para la aceptación de lo amparado por ella.
Control de mediante ensayos: 
  • En ciertos casos, a criterio del proyecto o dirección facultativa.

El poliuretano inyectado y el marcado CE

Desde el 1 de noviembre de 2014 es obligatorio exhibir y entregar el Marcado CE y la Declaración de Prestaciones (DdP) de los productos de Poliuretano Inyectado según la Norma Europea Armonizada UNE-EN 14318-1.

  • Marcado CE: Marcado del producto que contiene el logotipo CE, el código de designación, y las características técnicas esenciales. Debido a la naturaleza de los sistemas de poliuretano (componentes líquidos), los productos suelen marcarse con una etiqueta adherida al envase.
  • Declaración de Prestaciones (DdP, o DoP del inglés): Documento firmado que recoge un código de identificación del producto, su uso previsto, y sus prestaciones declaradas.

Control de ejecución en obra

El control de ejecución en obra del poliuretano es necesario para conseguir un resultado óptimo en su aplicación. Existen dos facetas diferenciadas: el control por parte del aplicador y el control por parte del jefe de obra.

Control del aplicador

El aplicador deberá controlar que las condiciones ambientales se encuentren dentro del rango fijado por la ficha técnica del sistema. Salvo indicación en contrario, las condiciones de aplicación deberán ser las siguientes:

  • Temperatura ambiente: entre 5 ºC y 40 ºC
  • Temperatura del sustrato: mayor de 5ºC
  • Humedad ambiente: Menor del 85%
  • Humedad del sustrato poroso: Menor del 20%
  • Humedad del sustrato no poroso: Seco

 

Control del jefe de obra

Durante la ejecución de la obra, si se desea realizar un control de la puesta en obra del poliuretano, es conveniente controlar los siguientes aspectos:

  • En la proyección en fachadas, limpiar la base del forjado, para garantizar una buena adherencia de la espuma en ese punto.
  • Vigilar que la aplicación se realice en capas sucesivas de espesor máximo el especificado por el fabricante del sistema.
  • Todos aquellos elementos susceptibles de ser manchados deberán estar convenientemente protegidos.
  • Controlar el adecuado tratamiento de puentes térmicos.
  • Cuando sea necesario, se deberá controlar la existencia de Barrera de Vapor.

Control de la obra terminada

Si se desea realizar un control de la espuma de poliuretano sobre la obra terminada, hay tres escenarios:

Sistemas y aplicación certificados

Si la empresa aplicadora tiene un sello de calidad, y utiliza sistemas con certificación de calidad:

  • Pedir los certificados de calidad del sistema y de la aplicación. Estos certificados recogerán los resultados de los autocontroles realizados por el aplicador.

Sistemas certificados y aplicación no certificada

Si la empresa aplicadora no tiene una certificación de calidad, y utiliza sistemas con certificación de calidad:

  • Pedir los certificados del sistema.
  • Pedir la realización de al menos un ensayo interno de espesor por cada 100 m² y al menos un ensayo interno de densidad al día.

Ni sistemas ni aplicación certificada

Si la empresa aplicadora no tiene una certificación de calidad, y utiliza sistemas sin certificación de calidad:

  • Pedir el informe de ensayo de reacción al fuego del sistema
  • Pedir la realización de al menos un ensayo externo de conductividad térmica por cada unidad de obra
  • Pedir la realización de al menos un ensayo interno de espesor por cada 100 m² y al menos un ensayo interno de densidad al día

SECCIÓN 4

Medición de los trabajos de poliuretano inyectado

A continuación se recoge un resumen de la Norma UNE 92316 “Criterios de medición y cuantificación para trabajos de aislamiento térmico mediante relleno de cámaras en edificación”, en su edición de 2016.

Paredes lisas

Se medirá a cinta corrida, añadiendo encuentros. Deducciones:

  • Pilares: no se deducirán.
  • Huecos:
    • Menores de 2 m2: deducción 0%
    • Entre 2 y 4 m2: deducción 50%
    • Mayores de 4 m2: deducción 80%

Aplicaciones especiales

Se podrán aplicar otros incrementos por acuerdo entre las partes en situaciones de especial dificultad: Trabajos en altura, medianeras exteriores, trabajos desde grúa, etc.

Medición del espesor

Se tomarán 10 medidas cada 100 m2, a través de los orificios de inyección, midiendo con una cinta métrica metálica la profundidad total del orificio y restando el grosor de la primera hoja.

El espesor medio se calculará como la media aritmética de todas las medidas tomadas.

SECCIÓN 5

Principales aplicaciones del poliuretano inyectado

El poliuretano inyectado es un material muy versátil para la rehabilitación energética de edificios, ya que tiene una gran capacidad de adherencia al hormigón, cemento, yeso, madera, etc. Una vez que se inyecta el material, comienza a expandirse, llenando todos los espacios del interior del edificio y adaptándose perfectamente a cualquier elemento. 

La inyección de poliuretano es el sistema más indicado cuando no podemos perder metros útiles en la vivienda, ya que es uno de los sistemas menos invasivos que existen.

Al margen de la rehabilitación de edificios, existen múltiples aplicaciones industriales en las que el poliuretano inyectado es el aislante óptimo para reducir las pérdidas energéticas y evitar los puentes térmicos.

Fachadas con cámara de aire

La inyección de poliuretano es el sistema más indicado cuando nos encontramos con edificios cuyas fachadas están catalogadas, protegidas o, simplemente, no se desea intervenir por el exterior ni perder espacio interior. Es una de las actuaciones más eficaces para reducir las pérdidas o ganancias energéticas. 

Se puede inyectar poliuretano en cualquier fachada de doble hoja, ya sea de ladrillo, hormigón, cemento, yeso laminado, fibrocemento, metal o madera, siempre que disponga de un espacio hueco en el medio del cerramiento (cámara de aire). Este trabajo se puede realizar desde el exterior o el interior del edificio.

El poliuretano se inyecta en estado líquido en dicha cámara de aire de la fachada.  Se expande en el interior y forma una espuma rígida de celda abierta de gran capacidad aislante y muy baja densidad.Su estructura de micro-celdas abiertas lo convierte en un buen absorbente acústico, por lo que reduce el ruido aéreo proveniente del exterior.

inyeccion-poliuretano-por-el-interior.jpg

Techos

Por su forma de aplicación, el poliuretano inyectado es recomendado para aislar zonas de difícil acceso, como pueden ser los techos. Por esta razón es muy empleado en rehabilitación.

A la hora de aplicar el poliuretano inyectado para techos, es necesario contar con una cámara de aire. La espuma se expandirá en su interior y ofrecerá su máximo efecto aislante. De esta forma no se pierde espacio habitable, puesto que con un grosor mínimo se alcanza el mayor rendimiento.

Es una solución de aislamiento muy ventajosa, puesto que ofrece una capa continua, sin juntas ni solapes, que es capaz de cubrir fisuras y huecos. Además, por su ligereza, refuerza la estructura sin añadir apenas peso.

Tanques, depósitos y tuberías

Dichos elementos constan de dos capas y, en su interior, se inyecta el poliuretano. La principal ventaja de este aislante es su baja conductividad térmica que minimiza las pérdidas o ganancias de temperatura.

La producción de espuma rígida de poliuretano por inyección tiene lugar “in situ”, en el mismo lugar de la instalación, empleando máquinas móviles para la dosificación y mezclado de los componentes. Este proceso de espumación se debe efectuar en unas condiciones de temperatura y proporciones de mezcla perfectamente controladas.

tanques-poliuretano-inyectado.jpg

SECCIÓN 6

Actuación y precauciones de inyección en cámaras de aire

Antes de inyectar poliuretano

Es necesario un proceso de preparación previo para que la ejecución sea correcta. Se debe revisar si hay grietas o humedad en las paredes y ponerle solución. Además, será necesario comprobar que interruptores y enchufes estén bien acoplados, que las ventanas no tengan holguras y las cajas de las persianas se encuentren cerradas herméticamente. Si la aplicación se realiza en interior, hay que identificar los puntos de paso de las instalaciones eléctrica y de agua, además de inspeccionar los distintos paños para cerciorarse de que no están comunicados.

Una vez se protegen las superficies y objetos susceptibles de mancharse durante la aplicación, se comienza a abrir orificios en la pared por los que se introducirá la cánula. Habrá una distancia entre ellos de medio metro y metro y medio, dependiendo del grosor de la cámara, y no serán de más de 2-3 cm de diámetro.  No se deberán realizar orificios a menos de 50 cm de las esquinas y se aconseja que la última fila se encuentre lo más pegada posible al techo.

Durante la inyección de poliuretano

Se introduce la cánula y, cuando llegue a la cámara, se comienza a inyectar en fases. La duración de estas dependerá del grosor de la propia cámara y del caudal de la máquina, se deberán realizar lentamente para una correcta distribución del material. Pasado un minuto, en el que se espumará el material, se vuelve a aplicar hasta finalizar los agujeros inferiores. Se continúa por los superiores, que recibirán inyecciones más breves, al estar a una distancia menor que los inferiores. La inyección siempre deberá realizarse de abajo hacia arriba.

 

La máquina de inyección puede ser la habitual de proyección, o una de menor tamaño, ya que la inyección requiere menos presión que la proyección. Es importante eliminar completamente el producto de proyección que pudiera quedar en las mangueras antes de iniciar la inyección. La pistola puede ser la normal de proyección sin difusor, o una pistola específica de colada. En caso de realizar la inyección a través de pequeños taladros, se deberá utilizar una cánula adosada a la pistola.

Después de inyectar poliuretano

Será necesario realizar un sellado de los orificios de inyección y, por último, se podrá pintar o reparar la hoja por la que se ha realizado la inyección.

SECCIÓN 7

Normativa en España

Normas de producto

  • UNE-EN 14318-1 Productos aislantes térmicos para aplicaciones en la edificación. Productos de espuma rígida de poliuretano (PUR) y poliisocianurato (PIR) para colada in situ. Parte 1: Especificaciones para los sistemas de colada de espuma rígida antes de la instalación.

Normas de instalación

  • UNE-EN 14318-2 Productos aislantes térmicos para aplicaciones en la edificación. Productos de espuma rígida de poliuretano (PUR) y poliisocianurato (PIR) para colada in situ. Parte 2: Especificaciones para el aislamiento instalado.

Normas de medición

  • UNE 92316 Criterios de medición y cuantificación para trabajos de aislamiento térmico mediante relleno de cámaras en edificación.

Norma de control de la instalación

  • UNE 92325 Productos de aislamiento térmico en la edificación y cerramientos acristalados. Control de la instalación.

 

NO TE PIERDAS NADA

¿Quieres seguir obteniendo más información sobre el poliuretano? Suscríbete a nuestra newsletter y podrás recibir toda la información sobre el sector.