Rehabilitación de fachadas con trasdosado interior aislante

La rehabilitación de fachadas con trasdosado interior aislante es una alternativa a dos soluciones muy usadas en construcción: la instalación de aislamiento por el exterior (SATE) y el inyectado en cámara de aire.

El trasdosado interior con aislamiento térmico es un sistema que se puede aplicar tanto en cerramientos exteriores, como en particiones interiores verticales. Y, aunque tiene algunas desventajas frente a otras soluciones similares, es una solución efectiva que reduce la demanda energética en los edificios. Es una gran alternativa cuando no se puede actuar por el exterior del cerramiento, o éste no dispone de cámara para rellenar.

El máximo inconveniente es que reduce la superficie útil habitable del inmueble, y que no se aprovecha toda la masa térmica del cerramiento existente, como sí lo hace un SATE. Sin embargo, aunque no resuelve todos los puentes térmicos, sí es más efectivo que el insuflado en cámara, en este sentido.

 

Rehabilitación de fachadas con trasdosado interior aislante

 

TIPOS DE TRASDOSADO INTERIOR PARA LA REHABILITACIÓN DE FACHADAS

Existen tres sistemas de trasdosado por el interior para la rehabilitación de fachadas.

 

TRASDOSADO DIRECTO

El aislamiento se aplica directamente sobre una base de apoyo resistente para garantizar la estabilidad. Se utilizan fijaciones mecánicas y paneles de yeso laminado adheridos. Sobre estos paneles se le aplica un acabado de pintura.

 

TRASDOSADO AUTOPORTANTE

Los productos de aislamiento térmico se colocan entre los montantes de la estructura metálica donde se atornillan las placas de yeso laminado. Los productos aislantes deben ser fijados a la pared original para no acabar en el suelo por efecto de su propio peso debido a la absorción de humedad y suciedad. Es lo que denomina «asentamiento».

 

TRASDOSADO DE POLIURETANO PROYECTADO Y PLACA DE YESO

Como alternativa a la colocación de paneles aislantes entre montantes, se considera la proyección poliuretano en la cara interior del cerramiento de fachada. Se acabará posteriormente con un trasdosado interior de placa de yeso laminado. Se trata de una solución recomendada cuando la fachada es de una hoja, o bien es de dos hojas y está prevista la demolición de la hoja interior.

Esta solución perdura en el tiempo, no sufre asentamientos porque el poliuretano queda adherido al muro, y no se deterioriora porque no absorbe humedad del ambiente.

 

Descarga - Guía de Rehabilitación IDAE
Descarga - Guía de Rehabilitación IDAE

 

VENTAJAS DE LA REHABILITACIÓN DE FACHADAS CON TRASDOSADO INTERIOR AISLANTE

El sistema de trasdosado interior se adapta al tipo de cerramiento existente (tanto si es resistente como si no) y lo mejora. Además, ofrece las siguientes ventajas frente a otros sistemas:

  • Es una intervención rápida y sencilla, ya que es un sistema de construcción en seco, sin tiempos de espera de secado.
  • No necesita instalar andamios, invadiendo la vía pública. Es una obra menor.
  • Permite sanear y nivelar el cerramiento existente desde el interior, así como alojar las instalaciones que discurren por él.
  • Se puede ejecutar en una única vivienda, independientemente del resto en un edificio residencial.
  • Mejora el aislamiento térmico y el aislamiento acústico por el efecto de la placa de yeso laminado.

 

Rehabilitación de fachadas con trasdosado interior aislante

 

TIPOS DE AISLAMIENTO PARA REHABILITACIÓN DE FACHADAS

LANA MINERAL

El aislante de lana mineral (lana de vidrio o lana de roca) en trasdosados, se instala en forma de paneles semirrígidos y se colocan entre los perfiles metálicos del sistema autoportante (también se utiliza en trasdosado directo). La lana mineral proporciona aislamiento acústico. La conductividad térmica de la mayoría de los productos empleados en esta aplicación están entre 0,037 W/mK y 0,040 W/mK.

 

POLIESTIRENO EXPANDIDO (EPS)

El poliestireno expandido o EPS es un material plástico celular y rígido, espumado (contiene aire) y que se utiliza en el sector de la edificación como aislante térmico y acústico. El EPS estándar tiene una conductividad menor cuanto mayor es su densidad aparente. Hay variantes que incluyen grafito en su composicón química, lo que hace mejorar sus prestaciones térmicas.

 

POLIESTIRENO EXTRUSIONADO (XPS)

Cuando el poliestireno extrusionado se aplica por el interior, hay que utilizar XPS sin piel de extrusión, que permita el agarre del yeso que se aplica como acabado final.

 

POLIURETANO

El poliuretano es el material con mayor capacidad aislante de los que se pueden instalar y duradero en el tiempo.

Generalmente se aplica en el interior proyectando el poliuretano, o bien con planchas conformadas (PUR o PIR), sobre el que se instala placas de yeso laminado. Cuando el trasdosado es directo, se puede ejecutar con conjuntos de plancha de poliuretano y placa de yeso, o bien ejecutando in situ este sistema constructivo.

En el caso de muros existentes con cámara de aire, se puede demoler el trasdosado existente, y aplicar el aislamiento, corrigiendo de manera más efectiva determinado puentes térmicos. De esta manera, no se invade el espacio interior disponible.

Gracias a su baja conductividad térmica, el poliuretano proyectado alcanza los valores de aislamiento térmico exigidos en el CTE con el mínimo espesor, lo que permite dejar una mayor superficie habitable, con el consiguiente beneficio económico.Por otra parte, si se incorporan espesores de poliuretano similares al de otros materiales, se consigue mayor resistencia térmica y mayor ahorro energético, lo que  redunda también en un beneficio económico para el usuario.

 

Descarga - Guía de Rehabilitación IDAE
Descarga - Guía de Rehabilitación IDAE

 

Fuentes: AISLA, www.certificadosenergeticos.com y elaboración propia.

Artículos relacionados