PORTADA » Sostenibilidad » Ahorro y Eficiencia Energética » I+D en reciclaje de Poliuretano: investigan nuevos tratamientos químicos

I+D en reciclaje de Poliuretano: investigan nuevos tratamientos químicos

Cuatro centros tecnológicos, entre ellos el Cartif de Valladolid, han participado en el proyecto Proquipol para convertir residuos plásticos en recursos de calidad

Durabilidad PoliuretanoEn la actualidad, los residuos plásticos urbanos se trasladan a una planta de tratamiento donde, aproximadamente, la mitad se recupera para un nuevo uso. De esta fracción que se reutiliza, una parte es tratada mediante reciclado mecánico y la otra se valoriza energéticamente (por ejemplo, a través de la incineración con recuperación de energía). Respecto al reciclado mecánico, consiste en lavar, triturar y fundir estos plásticos para volver a generar material, lo que conlleva una serie de problemas.

 

Uno de ellos es la necesidad de que la corriente de plástico sea bastante pura, es decir, que no esté contaminada con otras fracciones de plásticos u otros materiales. Otro, es que el ciclo de aprovechamiento del plástico no posibilita que el reciclado mecánico se pueda llevar a cabo indefinidamente, ya que el nuevo producto que se obtiene pierde propiedades.

 

Poliuretano en calzadoLa principal alternativa al reciclado mecánico es el reciclado químico, un proceso más complejo y costoso pero que permite obtener un plástico prácticamente puro. A través de distintos procesos químicos, es posible romper las cadenas del polímero para volver al monómero inicial o a otras sustancias que pueden aprovecharse para producir nuevo plástico.

 

En esta línea de investigación trabaja desde hace varios años la División de Medio Ambiente del centro tecnológico Cartif de Valladolid, que acaba de concluir un proyecto nacional centrado en el desarrollo, optimización y adaptación de tecnologías de reciclado químico para la conversión de estos residuos en recursos. Bajo el título de ‘Proquipol’, en este proyecto del Ministerio de Ciencia e Innovación cofinanciado con fondos Feder, han trabajado, además de Cartif, otros tres centros tecnológicos: Gaiker (País Vasco), Itene (Comunidad Valenciana) y Circe (Aragón).

 

Dos tipos de tratamiento
Como detalla la investigadora de Cartif, Lidia Martínez, se han estudiado dos líneas de tratamiento. Por un lado, la solvólisis, que consiste “en atacar al polímero con un disolvente para romper las cadenas poliméricas”; y por otra, los tratamientos térmicos, basados “en la aplicación de calor para deshacer estas cadenas”.
foto plancha poliuretanoEn cuanto a los residuos que se han empleado en la investigación, están los PET, presentes en muchos de los envases de alimentos que utilizamos día a día, como las botellas de agua; las espumas de Poliuretano; el polietileno, con el que se hacen las bolsas de supermercado, o los RAE, siglas de residuos de aparatos electrónicos.

 

Tras someter estos residuos plásticos a los distintos tratamientos químicos y comparar los resultados obtenidos con polímero virgen, los investigadores han constatado que “los rendimientos del proceso rondan el 80 por ciento en casi todos los casos y las purezas, que se determinan mediante la técnica de calorimetría diferencial de barrido, son todas muy altas, cercanas al 95 por ciento”. En cuanto a la viabilidad de una planta de reciclado químico de plástico, el equipo científico ha comprobado que, a partir de unas 8.000 toneladas al año, la planta de tratamiento empieza a ser rentable.

 

 

Necesidad de un método de ensayo europeo que mida la deformación a largo plazo en productos de aislamiento térmico aplicados en edificios, especialmente en los de lana mineral

 

cargas-repetitivas-en-cubiertasActualmente existe un elevado interés de la Industria del Aislamiento en definir un método de ensayo para medir esta deformación que, a largo plazo, tiene lugar en las cubiertas, habitualmente en aquellas que se han aisladas con productos de lana mineral.

 

Y es que las cargas repetitivas en la cubierta pueden ser la razón de la disminución de la resistencia a la compresión y mayor deformación de la capa de aislamiento.

 

Un techo plano es a menudo expuesto a cargas mecánicas dinámicas, por ejemplo, por el tránsito de peatones o pequeña maquinaria durante el proceso de construcción o mantenimiento. En ese sentido, la creciente instalación de elementos solares en tejados planos está llevando a un tránsito más intensivo de estos techos, además de que las cargas de viento sobre dichos elementos solares instalados pueden crear cargas mecánicas adicionales.

 

Como consecuencia, se hace necesaria una mayor atención a los casos en los que las deformaciones son más grandes, de manera especial en techos planos debido a material de aislamiento dañado, especialmente en los casos de lana mineral. Esto se debe principalmente al coste de la reparación de capas aislantes dañados y selladores de techo y cuestiones de responsabilidad relacionadas.

 

Deformacion-productos-ailsantes-en-cubiertasEs por ello que, con toda probabilidad, las cargas repetitivas pueden ser la razón de la disminución de la resistencia a la compresión y mayor deformación de la capa de aislamiento. La declaración de comportamiento de la compresión estática de los productos de aislamiento térmico por sí sola, por lo tanto, no puede ser suficiente para ciertas aplicaciones de construcción. Cada vez hay más pruebas de que es necesario un nuevo procedimiento de ensayo europeo para la consideración de las cargas de compresión cíclicos de productos de aislamiento térmico aplicados en edificios.

 

Tanto la experiencia sobre el terreno y los propios resultados de las pruebas indican que la resistencia a la compresión declarada/estrés en el 2% de deformación para lo marcado en el Código Técnico de la Edificación (CE) de los productos de aislamiento térmico deben permitir el diseño seguro de los techos planos expuestos a cargas repetitivas.

 

 

Reciclaje del Poliuretano: un compromiso con la sostenibilidad

El compromiso de la Industria del Poliuretano Rígido con la sostenibilidad del planeta no se centra solamente en el fomento de buenas prácticas de construcción responsable, encaminada a conseguir un mayor ahorro energético en los hogares. La búsqueda de sistemas y procesos de reciclaje y reutilización del Poliuretano es otro de sus principales objetivos a corto y medio plazo.

Consulta algunos de los casos de innovación en este campo, en el que el Poliuretano es protagonista.

 

 

I+D+i en Poliuretano

Estamos asistiendo cada vez más a un mayor aumento en los avances  en I+D+i protagonizados por el Poliuretano, no sólo en todo lo que tiene que ver en su faceta de aislante térmico en construcción sostenible; también en lo referente a nuestra vida cotidiana.  Aquí os mostramos algunos de los ejemplos más recientes:

Premio a la investigación española sobre reciclado de PoliuretanoNace

Nace un sistema innovador para aislar fachadas con Poliuretano

El ejército de EEUU inventa una espuma de Poliuretano inyectable que detiene hemorragias internas

Novedoso composite de Poliuretano y madera para aislamiento térmico y acústico

El secreto de la zapatilla que cambiará para siempre el “running” es el Poliuretano

Una variedad de poliuretano permitirá construir trenes más livianos

 

 

Fuente: dicyt.com

VER TAMBIÉN

Impermeabilización poliuretano

Impermeabilización del museo Néstor Álamo en Canarias

El Museo Néstor Álamo situado en el Ayuntamiento de Guía en la isla de Gran …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies