Resistencia mecánica del poliuretano proyectado

Las diferentes propiedades mecánicas del poliuretano proyectado cobran protagonismo dependiendo del tipo de solución constructiva en la que va incorporada y por tanto de las solicitaciones mecánicas a las que va a estar sometida, siendo por consiguiente de gran importancia la elección del sistema que satisfaga las prestaciones previstas.

En aquellas aplicaciones específicas donde la espuma vaya a estar sometida a carga (ej.: suelos, cubiertas, terrazas, etc.), la recomendación es que la resistencia a la compresión del poliuretano proyectado, determinada según la Norma UNE-EN 826, no sea inferior a 200 kPa.

comportamiento mecánico poliuretano

Los fabricantes de sistemas pueden declarar el valor mínimo de Resistencia a Compresión. Este valor se recogerá en el código de designación mediante el código CS(10\Y)i

Resistencia a compresión ? 200 kPa para espumas que vayan a estar sometidas a carga “CS(10\Y)200”

Tradicionalmente esta resistencia a compresión superior a 200 kPa se alcanzaba con productos de densidad 45 kg/m³ o mayor, pero hoy en día hay productos con densidades más bajas que alcanzan este valor de resistencia a compresión, por lo que lo importante es fijarse en la declaración de esta prestación.

[two_third]Nivel[/two_third][one_third_last]Requisito (kPa)[/one_third_last]

[two_third]CS(10\Y)100[/two_third][one_third_last] ?100[/one_third_last]

[two_third]CS(10\Y)150[/two_third][one_third_last] ?150[/one_third_last]

[two_third]CS(10\Y)200[/two_third][one_third_last] ?200[/one_third_last]

[two_third]CS(10\Y)300[/two_third][one_third_last] ?300[/one_third_last]

[two_third]CS(10\Y)400[/two_third][one_third_last] ?400[/one_third_last]

[two_third]CS(10\Y)500[/two_third][one_third_last] ?500[/one_third_last]

Declaración de la resistencia a compresión por niveles, según la Norma UNE-EN 826

Degradación por la acción mecánica

El poliuretano proyectado puede verse afectado por acción mecánica en forma de aplastamientos, perforaciones, cortes o desgarros, generalmente producidos por un uso inadecuado como puede ser peso superior y de forma puntual a lo que su resistencia a la compresión permite, arrastre de elementos cortantes o punzantes, apoyos de escaleras, tránsito con calzado inadecuado, etc.

También puede ser, si esto se produce, que sea debido a la aplicación de una Resistencia a Compresión no apropiada para las solicitaciones mecánicas a las que se va ver sometida.

Esta patología es evitable teniendo en cuenta las propiedades de la espuma y, por supuesto, no sometiéndola a maltrato.

Si se produjera deterioro, la forma de reparar los daños sería eliminación de zonas dañadas y nueva proyección.

Si los problemas vinieran dados por haber aplicado una resistencia a compresión baja en relación al esfuerzo solicitado, como solución se puede proyectar, previa preparación de la espuma anterior, nueva espuma de mayor resistencia a compresión con un espesor estudiado. Esta nueva espuma repartirá las cargas.

Conclusión

La resistencia a la compresión mayor de 200 kPa sería válida para cubiertas y suelos, en espumas con el código CS(10\Y)200 o superior.

Suscríbete a la newsletter
Suscríbete a la newsletter 

 

Artículos relacionados