Ventajas en la evaluación de los materiales aislantes mediante el SBI (UNE-EN 13823)

Los productos aislantes térmicos deben informar sobre su comportamiento en caso de incendio en la documentación del Marcado CE.

La importancia de ensayar y clasificar la aplicación final de uso

La norma UNE-EN 15715 es un excelente apoyo para la evaluación de los productos aislantes, ya que proporciona la instrucciones de montaje y fijación específicas para este tipo de productos. De manera obligatoria, los productos tienen que ensayarse tal y como se comercializan en el mercado sin ningún tipo de instalación.

Esta manera de ensayar los productos no proporciona a los usuarios una información sobre el comportamiento al fuego de un aislamiento en la realidad ya que en la mayoría de las aplicaciones, los aislamientos no están desnudos y se encuentran protegidos por otro material, normalmente de carácter incombustible.

Dicha norma también abre la posibilidad de evaluar los productos a través de montajes normalizados que simulan las aplicaciones finales de uso. Esta evaluación proporciona una información mucho más realista del comportamiento al fuego de los aislamientos a los usuarios. Seguidamente se muestra los montajes estándar que ofrece la norma UNE-EN 15715

incendios euroclase aislantes

Incompresiblemente, algún fabricante de productos de fibras minerales obvia este hecho en su comunicación y centra el debate únicamente en los productos desnudos.

Estos ensayos para aumentar el conocimiento sobre el comportamiento real de los productos, se realizan según la norma de ensayo del SBI (UNE-EN 13823).

Esta método de ensayo consiste en simular la esquina de una habitación en la que hay un foco de incendio. El aislamiento térmico es instalado mediante dos alas verticales que forman un ángulo recto, y que quedan expuestas a un quemador situado en la parte inferior de la esquina. El producto en aplicación final de uso es sometido a la acción del quemador durante 20 minutos a una potencia de 30 kW. En este ensayo, se mide la cantidad de calor y humo producidos, su velocidad de liberación y la caída de partículas inflamadas.

Novedades en el significado de la EUROCLASE “F” de las fibras minerales

Hay ciertos productos de fibra mineral que tienen recubrimientos, como papel kraft, láminas de oxiasfalto, polietileno, complejos de aluminio, etc. y que presentan clasificaciones desfavorables, muy diferentes a la A1 y A2, como por ejemplo la euroclase F.

Antes la euroclase F podía ser alcanzada si no se llevaba a cabo el ensayo o bien si el producto no cumplía con los criterios para la euroclase E.

Pero, con la publicación del Reglamento Delegado 2016/364, si se requiere que un producto esté clasificado con euroclases, tiene que ser ensayado.

Este Reglamento Delegado aporta mucha más claridad y elimina las confusiones sobre el comportamiento al fuego de los productos aislantes, especialmente sobre los productos de fibra mineral. En la actualidad, los productos que no han sido ensayados son identificados como prestación no determinada (PND).

La idoneidad del SBI

Es importante resaltar la idoneidad para evaluar los productos aislantes con el SBI, ya que es una excelente manera de aproximarnos al comportamiento real de los sistemas con productos aislantes.

En el ensayo del SBI, pueden reproducirse perfectamente diferentes soluciones constructivas a través de montajes estándar, recogido en la norma UNE-EN 15715. El usuario dispondrá en los informes de ensayo, una información muy valiosa sobre el método de fijación y montaje llevado a cabo así como los resultados mostrados por la solución constructiva evaluada en aplicación final de uso.

comportamiento euroclase fuego uso

Por último, debemos ser conscientes que los métodos de ensayos de reacción al fuego, incluyendo el SBI no pretenden ser el único método para evaluar la seguridad contra incendios. Por ello, las afirmaciones sobre la falta de seguridad con la instalación de productos basados aislamiento de poliuretano no están justificadas técnicamente y tienen como único objetivo confundir al cliente empleando el miedo.

Suscríbete a la newsletter
Suscríbete a la newsletter 

Artículos relacionados