PORTADA » Sostenibilidad » Ahorro y Eficiencia Energética » Un verano más fresco, gracias al aislamiento de Poliuretano

Un verano más fresco, gracias al aislamiento de Poliuretano

Un óptimo aislamiento térmico de la vivienda nos puede hacer ahorrar hasta un 85% de la energía, con una inversión económica que tiene una gran tasa de retorno asegurada

 

cooperativa-arroyo-bodonal-edificio-aislamiento-con-poliuretano-fachada-ventilada

Con el precio de la electricidad marcando máximos históricos, cada vez son más quienes optan por cerrar el grifo del despilfarro energético y acondicionar sus viviendas para comenzar ahorrar en la factura de la luz.

Ayudas-y-subvenciones-rehabilitacion-energeticaEspecialmente en aquellas comunidades donde existen subvenciones públicas a la rehabilitación energética de edificios, es precisamente donde se están acometiendo el mayor número de mejoras. Para ello, también tiene mucho que ver la época del año en la que nos encontremos. Es decir, tendemos a buscar soluciones para el aislamiento térmico de nuestra vivienda, principalmente cuando el frío comienza a dejarse notar o cuando nuestra casa empieza a parecerse más bien a un horno. Es ahí cuando podemos (debemos) solventar esa situación haciendo algo más sostenible que encender el aire acondicionado.

Precisamente con la llegada del verano crece el interés de los usuarios por acondicionar la casa para que el calor no se haga insoportable. Podemos llegar a ahorrar mucha energía reduciendo el uso del aire acondicionado o el ventilador durante los meses estivales, y como siempre, la clave principal es aislar térmicamente nuestra vivienda: cubiertas, paredes y suelos.

Espesores-del-poliuretanoEn ese propósito, el poliuretano rígido se sitúa como nuestro principal aliado, al ser el material aislante térmico más eficiente y duradero. Su baja conductividad térmica conferida por la estructura celular cerrada y su innovadora tecnología de fabricación lo han puesto a la cabeza de los productos que colaboran en el ahorro de energía a través del aislamiento térmico.

Es el material aislante por excelencia en múltiples aplicaciones y sin duda es el producto más utilizado en el aislamiento de los edificios residenciales (e industriales) por su eficiencia energética. Sus tres principales aplicaciones en edificación son: Poliuretano Proyectado, Planchas de Poliuretano  y Paneles Sándwich de Poliuretano.

casa-pasiva-IPUR

Las formas más habituales de aplicación de la envolvente del edificio son: fachada por el interior, fachada por el exterior, inyección en cámara de aire, cubierta plana, cubierta inclinada y cubierta industrial, cubierta plana y cubierta inclinada.

En cuanto al suelo, con suelos radiantes se puede llegar a ahorrar un el 15% de la energía. Por su parte, el aislamiento de ventanas es muy importante para evitar que calor se filtre o que el frío se escape en el caso de que estemos utilizando el aire acondicionado. Como destaca Repsol en su website, “existen materiales como el poliuretano que lo consiguen de una forma muy eficiente”.

FACHADA-VENTILADA-1-640x463

 

Hay que tener en cuenta que rehabilitar energéticamente una vivienda, lejos de ser un gasto, es una inversión con una gran tasa de retorno. Primero para los usuarios, que ven reducida su factura eléctrica; pero también para la Administración Pública, que pasa a tener una dependencia menor de la energía que viene de fuera. Tanto es así, que de aquí a 2050, la rehabilitación de 10 millones de viviendas en España requeriría una inversión de 260.000 M€  y generaría un retorno en ahorros acumulados de energía de unos 390.000 M€. Datos que no dejan lugar a dudas, como asegura el Banco de Alemania (KFW), quien estimó que por cada euro invertido en la rehabilitación de edificios por las autoridades alemanas en el año 2010, se generaron entre 4 y 5 euros.

 

 

Otras formas de reducir el calor: consejos para el consumidor

La terraza es una de las estancias de la casa que más frecuentamos durante el verano, ya sea para comer, descansar o tomar el sol. Para que este lugar esté más fresco podemos regar las plantas al atardecer y mantener la puerta de la terraza abierta para hacer corriente.

Por otro lado, podemos colocar toldos para reducir el impacto directo del sol. Algunos están hechos de una tela especial que evita el paso de los rayos del sol más perjudiciales.

También podemos pintar las paredes de la terraza de blanco o con colores reflectantes. Esto nos servirá para reducir la intensidad del sol y así poder disfrutar de un ambiente más agradable.

Reduce el uso del agua caliente, en verano como hace más calor tendemos a utilizar más agua fría, sobre todo en la ducha. Utilízala también para otras tareas como lavar los platos, poner la lavadora…

La luz y los electrodomésticos utilizan bastante energía, aprovecha que los días son más largos para reducir el consumo de iluminación. No te olvides de desenchufar el aire acondicionado y los ventiladores cuando no los uses.

Fuente: repsol.com

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

VER TAMBIÉN

El aislamiento del Hospital La Fe de Valencia, una apuesta por el ahorro energético

El reto del aislamiento del Hospital de La Fe de Valencia era seleccionar una solución …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies