PORTADA » Sostenibilidad » Ahorro y Eficiencia Energética » ‘Fachadas ventiladas y Poliuretano, una combinación ganadora’, por CIC Arquitectura y Construcción

‘Fachadas ventiladas y Poliuretano, una combinación ganadora’, por CIC Arquitectura y Construcción

La reconocida revista recoge en dos artículos las ventajas, la prescripción y el control de puesta en obra de los productos aislantes de Poliuretano en fachadas ventiladas, basados en las características y recomendaciones para la ejecución de este tipo de envolvente recogidas en la ‘Guía de Fachadas Ventiladas con Productos Aislantes de Poliuretano’, editada por IPUR

Reportaje-revista-CIC_fachadas-ventiladas-con-poliurtano‘Fachadas ventiladas y Poliuretano, una combinación ganadora’ es el primero (nº 510 de la revista, edicion de noviembre de 2013) de dos artículos sobre las ventajas, prescripción y control de puesta en obra de los productos aislantes de Poliuretano en fachadas ventiladas, recogidos en la reconocida revista CIC Arquitectura y Construcción. Todas las características y recomendaciones para la ejecución de este tipo de envolvente están recogidas en la “Guía de Fachadas Ventiladas con Productos Aislantes de Poliuretano”, editada por IPUR, la Asociación del Poliuretano Rígido de España.

A continuación os hacemos una transcripción completa del artículo:

Reducir el consumo de energía de nuestros edificios se ha convertido en el gran caballo de batalla para los gobiernos. Las administraciones se han dado cuenta de que los edificios son responsables de, aproximadamente, el 40% del total de la energía que se consume en la Unión Europea, muy por encima de otros sectores como la industria y el transporte. Es más, fruto de esta preocupación, los distintos gobiernos de la Unión han adquirido diferentes compromisos para hacer que los edificios de sus respectivos países dejen de derrochar energía y amenazar el medio ambiente con emisiones desmesuradas de CO2.

 

Como apuntan desde IPUR, la Asociación del Poliuretano Rígido de España, “el único camino posible para acabar con este `despilfarro´ energético es una apuesta decidida por la eficiencia energética, tanto en la construcción de nuevos edificios, como en la rehabilitación y renovación de los ya existentes”.

 

En este contexto se abre un gran abanico de opciones para mejorar el comportamiento energético de nuestras viviendas y oficinas, pero las más eficaces serán, sin duda, aquellas que contribuyan a reducir la energía empleada para climatizar los inmuebles, tanto calentar como refrigerar; una acción que, por sí sola, requiere más del 50% de la demanda energética de los edificios.

 

Fachada-ventilada-con-poliuretano-proyectado-ipur¿Y qué hay que hacer para limitar este tipo de consumo energético? Desde IPUR subrayan que lo más importante es conseguir que los edificios sean lo más estancos posibles a las pérdidas energéticas. Es decir, que se reduzca en lo posible las pérdidas de energía a través de su envolvente, mejorando su aislamiento térmico: “Con un aislamiento adecuado y correcto de la envolvente de los edificios podemos conseguir una reducción de hasta un 50% de la demanda de calefacción y refrigeración del edificio y, es más, aumentaremos el confort térmico y acústico y acabaremos con humedades y condensaciones”, recuerdan.

 

Hoy en día uno de los sistemas constructivos más empleados para realizar las envolventes de los edificios, o para reformar aquellos que han quedado obsoletos, son las fachadas ventiladas. Además de su acabado estético, este tipo de fachadas permiten incorporar los espesores de aislamientos óptimos, que cumplan con la normativa y que sean idóneos para asegurar el confort térmico y acústico de los habitantes de estos edificios. El sistema presenta también un buen comportamiento frente al agua, estabilidad y facilidad, tanto para su instalación como para su mantenimiento. 

¿Por qué con Poliuretano?

El Poliuretano ha demostrado, según destaca IPUR, su solvencia como material versátil, duradero y eficiente. Con el menor espesor da respuesta a todos los requerimientos para el aislamiento térmico y acústico de los edificios. Para el caso concreto de las fachadas ventiladas, son dos las aplicaciones idóneas: el Poliuretano proyectado y las planchas de Poliuretano.

 

En el primero de los casos, el Poliuretano proyectado -objeto de este artículo- es una espuma aislante que se forma in situ mediante la pulverización simultánea de dos de sus componentes sobre un sustrato. El Poliuretano es un material que cumple con las exigencias de aislamiento térmico del CTE, ya sea en la primera versión de 2006 como en la reciente revisión del Documento de Ahorro de Energía (DB HE1 v2013).

Para el aislamiento y la protección de fachadas ventiladas se recomienda un Poliuretano proyectado que alcance al menos los siguientes requisitos mínimos:

 

• Conductividad Térmica: ? = 0.028 W/m.K
• Contenido en Celda Cerrada: >90% (CCC4)
• Reacción al fuego: Euroclase E o Euroclase C-s3, d0
• Conformidad de los sistemas con la norma UNE 92120-1 o UNE-EN 14315-1
• Conformidad de la puesta en obra con la norma UNE 92120-2 o UNE-EN 14315-2

 

Una vez cumplidos con estos requerimientos básicos, el Poliuretano proyectado ofrece muchas ventajas para aislar las fachadas ventiladas. Las principales son, según IPUR, el aislamiento térmico, gracias a su valor muy bajo de conductividad térmica lo que implica un mayor aislamiento con menor espesor, a la ausencia total de puentes térmicos y a su capacidad de resistir las inclemencias del tiempo.

 

Además de térmicamente, el efecto de sellado mejora el aislamiento acústico a ruido aéreo de la fachada. Impermeabilidad, control de humedad y seguridad frente al fuego son otras de las ventajas más prácticas que presenta este material proyectado sobre la capa interior de la fachada ventilada.

 

Pero también hay que tener en cuenta factores tan importantes como la salubridad: el Poliuretano es un material inocuo para las personas, que una vez instalado no desprende ningún tipo de partícula, fibra o sustancia perjudicial durante todo su ciclo de vida; la estabilidad química: puede pigmentarse, pintarse, barnizarse o revestirse, ya que es estable frente a disolventes, ácidos, soluciones salinas o hidrocarburos; o su adherencia y adaptabilidad.

 

Una ventaja por encima de todas

 Para los profesionales de la construcción una ventaja resalta por encima de todas. En su puesta en obra, pueden ejecutarse hasta 600 m2 al día, consiguiendo aislamiento e impermeabilización en una sola aplicación y con la mejor calidad-precio. Además, no se necesitan izados ni espacio de almacén y, al ser necesaria la intervención de mano de obra especializada, se obtiene la garantía de una buena instalación.

 

Para los ciudadanos y usuarios finales de las viviendas, la propiedad que más destaca es la sostenibilidad de este material. Gracias a su eficiencia y su durabilidad, el Poliuretano proyectado compensa en su fase de uso hasta 100 veces el impacto que su fabricación, transporte, instalación y deshecho pudieran tener. Su reutilización y reciclaje también es un factor a tener en cuenta. El Poliuretano puede ser revalorizado, al final de su vida útil, como material de relleno de otros productos, puede recuperarse su energía interna mediante combustión o puede ser reciclado y reconvertido en materia prima para fabricar nuevo Poliuretano.

 

A continuación podéis leer el artículo íntegro original de la propia revista CIC Arquitectura y Construcción:

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

VER TAMBIÉN

Caso de éxito: construcción sostenible de un loft gracias al aislamiento térmico con planchas de Poliuretano

Los loft son un tipo de vivienda que han surgido, especialmente en las grandes ciudades, …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies