PORTADA » General » El Poliuretano en nuestra vida: la cadena del frío

El Poliuretano en nuestra vida: la cadena del frío

El poliuretano tiene un papel fundamental en todos los pasos de la cadena del frío, permitiendo asegurar la calidad del alimento y un consumo mínimo de energía.

 

La cadena del frío representa uno de los sectores donde la eficiencia energética es vital y el papel del Poliuretano es de principal protagonista.

 

La aplicación del Poliuretano en la cadena del frío es como aislante térmico en los elementos de transporte, almacenaje, conservación y distribución de los alimentos. Eso sí, siempre desde un óptimo de eficiencia energética.

 

Y es que la conservación de alimentos es cada vez más importante. La manera más corriente, económica y eficiente de conservarlos es refrigerarlos o congelarlos cuando están frescos y mantenerlos a baja temperatura durante las fases de transporte y distribución. Sin embargo, la refrigeración requiere energía generada mayoritariamente, mediante el uso de combustibles fósiles.  Esta generación de energía emite CO2 que es la causa principal del cambio climático.

 

En general, una cadena de frío va desde la producción de los alimentos hasta su consumo.  El poliuretano tiene un papel en todos los pasos de la cadena, permitiendo asegurar la calidad del alimento y un consumo mínimo de energía. Éstos son algunos de los principales ámbitos en los que el Poliuretano está presente, dentro de la cadena del frío:

  • Producción de alimentos y pesca
  • Distribución
  • Almacenamiento refrigerado
  • Supermercados de distribución – salas frías y vitrinas refrigeradas
  • Aplicaciones domésticas – refrigeradores y congeladores

Cualquiera que sea la fuente de energía empleada, la instalación y el uso de sistemas energéticamente eficientes tiene una importancia crítica y es aquí donde los productos con altas prestaciones como  el aislamiento térmico de Poliuretano, desempeñan un papel fundamental. El Poliuretano aislante térmico une a su extraordinaria versatilidad una combinación única de propiedades físicas y aislantes que dan como resultado un componente esencial en todos los pasos de la cadena del frío.

 

Las ventajas mencionadas han dado como resultado que el Poliuretano sea el aislante predominante y el elemento de construcción también predominante en muchas “partes” individuales de la cadena del frío  hasta el 100% en algunas de ellas.

 

Tiene la conductividad térmica más baja de todos los materiales aislantes lo que permite ahorrar espacio mediante el uso de productos de espesores reducidos, consiguiendo la misma capacidad de aislamiento que con otros materiales. Esto es especialmente importante en aplicaciones de transporte en las cuales hay limitaciones de espacio. Además, su resistencia mecánica intrínseca y su capacidad de auto-adherencia permite producir paneles sándwich utilizados, entre otras aplicaciones, para carrocerías de camiones, almacenes frigoríficos y refrigeradores.

 

Si deseas ampliar la información sobre el poliuretano y sus papel en la cadena del frío (almacenes frigoríficos, transportes, frigoríficos comerciales y neveras), puedes consultar el siguiente documento elaborado por IPUR.

Fuentes: IPUR y polyurethanes.org

VER TAMBIÉN

La impermeabilidad de fachadas

El Código Técnico de la Edificación (CTE), en su Documento Básico de Salubridad (DB-HS) recoge …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies